Quizizz para 4º de ESO


La elaboración de cuestionarios a lo largo de estos años me ha permitido contar con una gran base de datos de preguntas y respuestas que he ido llevando a Quizlet, Kahoot y, como muestro aquí, a Quizizz:

La crisis del Antiguo Régimen
Revoluciones liberales y nacionalismos
La revolución industrial y los cambios sociales
España en el siglo XIX
El Imperialismo
La Primera Guerra Mundial
Las Revoluciones Rusas
El periodo de entreguerras
La Segunda Guerra Mundial
España: de la crisis del 98 a la Guerra Civil
El mundo desde 1945 hasta la actualidad
España: de la dictadura a la democracia

Anuncios

Clases virtuales de 2º de ESO


Conjunto de directos en YouTube grabados con motivo de la pandemia del coronavirus. En estas clases se recopila la actividad realizada con alumnos de 2º de ESO en Historia a partir del 16 de marzo de 2020. Para más información sobre el funcionamiento de las sesiones y la metodología que hay detrás, recomiendo ver antes este vídeo:  Coronavirus y centros educativos.

 

Clases virtuales de 4º de ESO


Conjunto de directos en YouTube grabados con motivo de la pandemia del coronavirus. En estas clases se recopila la actividad realizada con alumnos de 4º de ESO en Historia a partir del 16 de marzo de 2020. Para más información sobre el funcionamiento de las sesiones y la metodología que hay detrás, recomiendo ver antes este vídeo:  Coronavirus y centros educativos.

 

Clases virtuales de 3º de ESO


Conjunto de directos en YouTube grabados con motivo de la pandemia del coronavirus. En estas clases se recopila la actividad realizada con alumnos de 3º de ESO en Geografía a partir del 16 de marzo de 2020. Para más información sobre el funcionamiento de las sesiones y la metodología que hay detrás, recomiendo ver antes este vídeo:  Coronavirus y centros educativos.

 

 

 

 

Clases virtuales de Cultura Clásica


Conjunto de directos en YouTube grabados con motivo de la pandemia del coronavirus. En estas clases se recopila la actividad realizada con alumnos de 2º de ESO en Cultura Clásica a partir del 17 de marzo de 2020. Para más información sobre el funcionamiento de las sesiones y la metodología que hay detrás, recomiendo ver antes este vídeo:  Coronavirus y centros educativos.

Enseñar historia en tiempo de coronavirus


Como es conocido, a mediados de marzo de 2020 las aulas de los centros educativos de España cerraron como consecuencia de la pandemia. En el momento de escribir estas líneas llevamos tres semanas con las clases virtuales, y todo parece indicar que se va a prolongar más en el tiempo. Partiendo del proyecto que me plantee al comienzo, dedicaré este espacio a contar mi experiencia, con errores y aciertos.

En febrero de este año grabé mi primer directo en YouTube. Es cierto que tenía ganas de hacerlo desde tiempo atrás, pero el impulso definitivo vino de manos del coronavirus. El cierre temporal de colegios en Japón me llevó a pensar qué haría si aquí nos pasaba lo mismo. Lo veía como algo remoto, pero tenía claro que en ese supuesto me vendría bien saber cómo preparar y comportarme en un directo.

Fue así como hice cuatro directos antes del 12 de marzo, fecha en la que publiqué el vídeo que os dejo a continuación. En el explicaba qué iba a hacer en caso de cerrarse las aulas, cosa que sucedió al día siguiente:

Aunque recomiendo ver el vídeo para comprender el sistema y sus objetivos, dejo a continuación un Genially que permita percibir algunas cosas de forma visual y rápida:


CONSEJOS PARA LA CUARENTENA


El mismo día del cierre, decidí grabar un vídeo con consejos para mi alumnado. No se trataba de unas instrucciones sobre cómo afrontar la asignatura, sino una serie de consejos -académicos y no académicos- para el periodo de confinamiento. De hecho, el modus operandi de las clases virtuales se lo había ido comentando a lo largo de la semana, pues había visto las dificultades con las que se encontraron en Madrid con el cierre del 9 de marzo. No quería que la situación me cogiera totalmente desprevenido, aunque no ha sido sencillo a pesar de la previsión.


LAS CLASES VIRTUALES


Finalmente, el lunes 16 de marzo comenzamos las clases virtuales según el modelo que he comentado más arriba. A continuación dejo los enlaces a las distintas asignaturas. La verdad es que no resultan vídeos entretenidos, todo hay que decirlo. Pero sirven de ejemplo para entender lo que comentaba en el vídeo inicial y, sobre todo, para mostrar que es posible trabajar así. De hecho, nunca he tenido ningún problema en que compañeros de mi centro o de otro entren en mi aula y vean qué hago bien y qué hago mal. Es algo enriquecedor para ambos, la verdad.

Clases virtuales de Cultura Clásica
Clases virtuales de Historia: 2º de ESO
Clases virtuales de Geografía: 3º de ESO
Clases virtuales de Historia: 4º de ESO


REVISANDO EL MODELO


El 2 de abril, último día antes de las vacaciones de Semana Santa en Castilla y León, hice un nuevo directo comentando los errores y aciertos del modelo que inicialmente me había planteado. También anuncié algunas mejoras y, gracias a las aportaciones de otros docentes a través del chat de YouTube, el vídeo se vio notablemente enriquecido.

 

Oposiciones de Educación Secundaria


MI EXPERIENCIA EN LAS OPOSICIONES


Con el fin de contar mi experiencia en las oposiciones, así como algunos trucos que considero interesantes para los opositores, hice un directo hace unos días en YouTube. Es probable que termine elaborando un documento donde resuma todo eso. Sin embargo, recomiendo ver el vídeo, pues su contenido mejora gracias a la intervención de personas que han sido miembros de tribunal.


PROPUESTA DE ORGANIZACIÓN


Aunque he añadido algunas cosas para corregir errores que cometí en su día, este fue el plan que me permitió aprobar las oposiciones y obtener la plaza. Se puede consultar en las imágenes que hay abajo o en la propia presentación de Genially.


TEMARIO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA


En los siguientes enlaces están las distintas unidades que en su día elaboré para presentarme a las oposiciones. Cada una de esas entradas ofrece la posibilidad de descargar el tema en pdf y, en algunos casos, cuenta también con un vídeo explicativo. Os pido paciencia, pues se trata de un material en construcción que iré completando según avancen las semanas. De momento solo os puedo ofrecer lo siguiente:

40 meses de flipped classroom: los compañeros


Hace un par de días comencé esta serie de entradas que, todo sea dicho, no sé muy bien dónde me llevarán. El objetivo es contar mi experiencia con el enfoque flipped aprovechando que se cumplen 40 meses desde que decidí darle la vuelta a mi clase.

Si la primera entrega tenía a YouTube como protagonista, en esta segunda querría centrarme en los docente que me han ayudado durante este periodo.

Con el fin de evitar olvidarme a alguno y, por tanto, ser injusto con determinadas personas, me ha parecido conveniente no citar nombres. Simplemente comentaré situaciones y, como no podía ser de otro modo, mostraré una vez más lo agradecido que os estoy por ayudarme y animarme.

LA GENEROSIDAD CON EL NOVATO

Según he ido adquiriendo experiencia en el modelo flipped, han sido muchos los profesores y estudiantes de Educación que se han puesto en contacto conmigo para pedirme consejo, colaboración, orientación… Hasta la fecha, al menos de manera consciente, no me he negado a ayudar a ninguno de esos compañeros. El motivo de eso, además de la mera cortesía y el compañerismo, es la atención que, de forma desinteresada, me prestaron otros docentes cuando no era más que un novato.

Es cierto que no todas las personas a las que envié correos y mensajes en Twitter me han dedicado la misma atención; es más, puede que algunas de mis preguntas fueran ignoradas por una minoría. Sin embargo, la ayuda que me prestó la inmensa mayoría ha hecho posible que haya ido avanzando día a día en los distintos aspectos de este modelo.

A todos esos generosos docentes, mis alumnos de estos años y yo os estamos profundamente agradecidos.

Todos fuisteis fundamentales en mi comienzo. Y, aunque poco a poco también yo voy aportando riqueza a nuestro «claustro virtual», sigo aprendiendo de vosotros. La verdad es que, una vez empiezas, te metes en un torbellino de intercambio de ideas y experiencias que te transforman como docente.

MI APERTURA AL CLAUSTRO VIRTUAL

Estar en contacto con otros docentes a través de las redes sociales, no es algo exclusivo de los que utilizamos modelo flipped. De hecho, son muchísimos los profesores que, sin utilizar la clase del revés, comparten sus tremendos conocimientos en internet. Ahora bien, en mi caso ambos procesos se dieron a la vez: dar la vuelta a mi clase y entrar en contacto con otras personas a través de la red vino en el mismo pack.

Sinceramente, creo que mi entrada en diversas redes de profesores nunca habría sido tan grande de no haber empezado a utilizar el enfoque flipped classroom.

Es más, es bastante probable que ni siquiera hubiera tenido lugar. Con esto no quiero decir, ni mucho menos, que sea fundamental hacer clase invertida para estar presente en las redes. Simplemente comento, pues al fin y al cabo aquí solo escribo mi experiencia, que en mi caso sucedió de ese modo.

40 meses de flipped classroom: YouTube


El 11 de febrero de 2016 emprendí una aventura que ha cambiado de forma drástica mi manera de entender la educación. Si bien la decisión estaba tomada desde mes y medio antes, ese día grabé el primero de los vídeos que me iban a permitir desarrollar el modelo flipped classroom en mis asignaturas. Por tanto, en el momento de escribir este texto, se cumplen cuarenta meses desde entonces.

Considero que es un periodo suficientemente largo como para hacer balance de la decisión tomada.

Ahora bien, son tantos los aspectos a tratar, que me ha parecido conveniente dividirlos en pequeños artículos. Por tanto, a lo largo de este mes iré abordando por separado las cuestiones más interesantes.

SER DOCENTE EN YOUTUBE

Siempre he sostenido -y siempre sostendré- que lo importante del modelo flipped classroom es lo que sucede en el aula y no el hecho de grabar vídeos para que los alumnos tengan acceso a la explicación. Ahora bien, el material audiovisual es condición sine qua non para contar con más tiempo de trabajo en horario lectivo y, sobre todo, es la forma más sencilla de abrir esta serie de artículos sobre mi experiencia.

Por tanto, aunque empiece mi repaso por YouTube, me gustaría dejar claro que esta plataforma no es, ni de lejos, la clave del modelo.

En primer lugar, me gustaría establecer una clara diferencia entre los docentes que utilizamos YouTube y los youtubers que difunden materiales educativos y culturales por la red. Ambos cumplimos una función y todos somos muy respetables. Sin embargo, los profesores no grabamos a granel, sino que orientamos nuestro trabajo a alumnos concretos: personas a las que conocemos bien y con las que nos cruzamos a diario.

Esto no quiere decir que el trabajo de esos youtubers no pueda ser de utilidad a nuestros estudiantes. En líneas generales hay personas que, sin ser docentes, están haciendo un fantástico trabajo en la red y ayudan mucho al alumnado de diversas materias. Ahora bien, cuando he grabado vídeos a lo largo de estos cuarenta meses, siempre he tenido en mente qué podía resultar más útil a las veinte o treinta personas de mi aula.

Evidentemente, por muy filantrópico que sea, por muy buenas que sean sus intenciones, un youtuber no puede hacer eso.

Con esto no planteo un problema de utilidad, ni mucho menos, pues sé que mis vídeos los ven muchos alumnos a los que no conozco. Más bien es una diferencia de orientación: ellos graban para la generalidad y nosotros pensando en personas concretas; y lo cierto es que a ambos grupos no nos queda más remedio que hacer eso.

El segundo aspecto que me gustaría comentar está muy relacionado con el anterior, pues en el fondo no es más que una consecuencia directa. A lo largo de estos cuarenta meses he tomado decisiones sobre mis vídeos que perjudicaban de manera evidente el crecimiento del canal o la posibilidad de obtener más visualizaciones. Una medida que, como es lógico, jamás tomaría un youtuber.

Esto no es, ni mucho menos, una crítica a su trabajo. Al fin y al cabo, al no contar con un alumnado a diario en clase, hacen muy bien en buscar consumidores de su producto por la red. Sin embargo, eso que para ellos está bien, en mi caso hubiera sido un grave error y una injusticia para mi propio alumnado.

Siempre he tenido muy claro que, a la hora de grabar, no podía anteponer mi «popularidad» en YouTube a las necesidades de los estudiantes.

¿En qué aspectos se ha visto perjudicado Historia en Comentarios por cubrir las necesidades de mis alumnos? Pondré algunos ejemplos concretos:

  1. Cualquier persona que conozca un poco el funcionamiento de YouTube, sabe que a la plataforma le interesa más el tiempo de visualización de un vídeo que el número de visitantes al mismo. Aunque en no pocas ocasiones pueden estar relacionados, la clave son los minutos, no los visionados. De esta forma, siempre y cuando tenga cierta retención de la audiencia, un vídeo largo estará mejor situado en las búsqueda de Google y YouTube; se le privilegia en detrimento del producto de corta duración. Si esto es así ¿por qué me he dedicado a hacer vídeos de 3 minutos durante los últimos tres años? Es simple, entendí que se adaptaba mejor a las necesidades de mi alumnado (y ellos mismos lo pedían).
  2. Unas explicaciones grabadas tan cortas me han obligado, al menos en los dos primeros años, a subir los materiales a YouTube con una distancia temporal muy pequeña. Es más, con el fin poder avanzar con el temario según lo previsto, algunos días he llegado a elaborar dos o tres vídeos. Eso ha hecho que muchos hayan pasado casi desapercibidos para el público de mi canal -no para mis alumnos-, obteniendo muy pocas visualizaciones en las primeras horas, que son claves para posicionarse bien en las búsquedas.
  3. Otra consecuencia «negativa» del primer punto es la que tiene que ver con los títulos. Es evidente que en YouTube los usuarios buscan mucho más «Segunda Guerra Mundial» que «Política expansionista de Japón», por lo que un vídeo con el primer título tendrá más posibilidades de triunfar. Sin embargo, cuando nos decidimos por dividir el conflicto bélico en pequeños audiovisuales de 3 minutos, los títulos tienden más a la segunda opción. Es decir, anteponer las necesidades de los alumnos perjudica nuevamente el crecimiento del canal.
  4. El último ejemplo tiene que ver con el negocio de la publicidad. Hasta donde yo sé, los dueños de Google no son las Hermanitas de la Caridad: como todo buen empresario, buscan obtener beneficios y estos vienen de los anuncios. Es cierto que, con el fin de sufragar algunos gastos relacionados con la grabación, la edición y el audio, al final me he decidido a monetarizar mi trabajo. Sin embargo, durante dos años no me pareció buena idea pedirles a mis alumnos que vieran unos vídeos que me reportaban beneficios económicos. Por los motivos que he comentado, ahora eso ha cambiado, pero durante un tiempo bastante largo la plataforma ha visto mis vídeos como algo poco rentable. En fin, aunque Google lo niegue una y otra vez, es un hecho que privilegia los vídeos donde puede meter anuncios.

Podría poner unos cuantos ejemplos más que justifiquen lo que decía más arriba en lo relativo a dar prioridad al alumnado. Sin embargo, pienso que estos cuatro son muy claros.

Al respecto, debo confesar que volvería a hacer lo mismo si tuviera que empezar nuevamente.

Como comentaba más arriba, un profesor debe anteponer las necesidades de sus alumnos al éxito de sus vídeos. De igual modo, el youtuber, al no tener alumnos reales -sí virtuales- tiene que buscar justamente lo contrario: audiencia.

CURIOSIDADES Y NUEVAS PERSPECTIVAS

Por seguir comentando algunas de mis experiencias en YouTube, debo confesar que la plataforma me ha deparado no pocas sorpresas. La verdad es que siempre es emocionante recibir mensajes de agradecimiento desde distintos puntos de España y de casi todos países americanos. A lo que hemos de añadir las propuestas de colaboración en diversos proyectos docentes y de difusión cultural.

Ahora bien, una de las cosas que más me sorprenden es ver cómo mi primer vídeo -hoy se cumplen 40 meses-, que no hay por donde cogerlo, ha superado ampliamente las setenta mil visualizaciones. No me explico que algo tan aburrido pueda atraer a tantas personas y tener casi 800 likes ¿Alguien me lo explica?

En cambio, mientras semejante bodrio sigue sumando minutos de visualización, otros materiales de más calidad siguen sin llegar a las 10.000 visitantes. Es el caso, por ejemplo, del vídeo dedicado al arte del Renacimiento:

Entiendo que los designios de YouTube son inescrutables, pero a veces se pasa tres pueblos. Pero bueno, unas veces te dan -caso del Imperialismo- y otras te quitan. Por cierto, otra de las grandes alegrías que me ha dado el canal tiene que ver con el número de visualizaciones: hace diez meses supere el millón, y lo lógico es que esta misma semana alcance los dos millones.

Es un privilegio que tanta gente vea estos materiales -¡Muchas gracias!-, pero sobre todo me sorprende el incremento del crecimiento mes a mes.

Para terminar este repaso de mi experiencia en YouTube, me gustaría hacer una serie de comentarios relativos al futuro del canal. Después de casi tres años y medio grabando, la realidad es que tengo mis asignaturas prácticamente terminadas. Es cierto que quedan algunos contenidos, pero son poca cosa en comparación con lo hecho hasta la fecha. Teniendo en cuenta eso, se me presentan varias posibilidades:

  1. Dejar Historia en Comentarios como un mero repositorio de contenidos audiovisuales sin nuevas actualizaciones.
  2. Tomar la vía del repositorio añadiendo nuevos vídeos de mejor calidad que vayan sustituyendo a los antiguos.
  3. Sin descartar la sustitución de los materiales existentes con otros nuevos, generar nuevas series de vídeos sobre temáticas que se alejen un poco de mi labor docente.

Hoy por hoy me inclino por la tercera de esas opciones, y de hecho ya la he empezado a poner en práctica con los materiales dedicados a las técnicas de estudio y al fracaso escolar:

En ese sentido puede hablarse de una doble vertiente del canal:

  1. Por un lado, su uso para el desarrollo del modelo flipped classroom en mis asignaturas. Es decir, tal como he comentado anteriormente, más centrado en mi alumnado que en el posicionamiento de mis materiales en YouTube.
  2. Por el otro, la elaboración de unos materiales genéricos pensados para cualquier usuario de internet. De hecho, como se puede apreciar en uno de mis últimos vídeos, la duración es mayor, pues no está orientado a mis alumnos. Eso permite, a su vez, que desaparezcan todos aquellos elementos que perjudicaban su posicionamiento en los buscadores. En definitiva, en estos nuevos materiales si puede decirse que me acerco a la mentalidad de los youtubers de ámbito educativo-cultural.

Nuestro Tratado de Versalles


Esta mañana, después de dos jornadas de intensas negociaciones, hemos firmado el Tratado de Versalles en la clase de 4º de ESO B. El viernes será el turno de hacer lo propio en el otro grupo, donde solo llevamos un día de Conferencia de Paz. Quizá lo lógico hubiera sido esperar al final de todo el proceso para publicar una entrada con mis conclusiones. Sin embargo, para no perder la frescura de la experiencia recién terminada, me ha parecido oportuno hacerlo ahora.

Sin lugar a dudas, el primer aspecto a destacar ha sido la implicación del alumnado a lo largo de la actividad. Es cierto que, en la fase de elaboración de los discursos, se mostraron bastante motivados. Ahora bien, eso se incrementó con el inicio de la primera sesión de la Conferencia. Como docente he de reconocer que fue una gozada escuchar sus discursos pronunciados con toda solemnidad, así como contemplar su forma de tomar notas sobre lo que otros comentaban.

También funcionó a las mil maravillas la propuesta francesa de retirar la palabra a Alemania, tanto por los apoyos cosechados como por la consiguiente reacción de los teutones. Al no poder pronunciar su discurso, se llenaron de indignación, reflejando en cierto modo, a la vista de todos, la situación real de Alemania tras la Gran Guerra. Además, creció en ellos un deseo de revancha y de mejorar su situación a base de negociaciones bilaterales, aspecto que fue muy beneficioso para la segunda fase de la Conferencia.

El tercer y último aspecto positivo tuvo que ver con la media hora que les di en la primera sesión para que se movieran libremente por la clase con el fin de alcanzar acuerdos con otras potencias. Debo reconocer que disfruté mucho viendo como abordaban, con cierta soltura, abundantes cuestiones propias de la política internacional de la época. A esto habría que añadir la satisfacción de comprobar que la actividad cuadraba bastante bien en lo relativo a las exigencias de cada una de las potencias. Había una serie de conflictos previstos y, aunque no todos funcionaron porque la libertad del alumnado cumplió también su papel, se reprodujo en gran medida la realidad de Versalles.

Ahora bien, detecté dos errores importantes en la preparación de la Conferencia:

  1. Como comenté en su día en las propias instrucciones de la actividad, en caso de no firmarse el tratado, todos los grupos perdían los seis puntos de la nota asociados a las distintas cláusulas. Evidentemente, mi objetivo no era dejar a los alumnos con un cuatro, sino forzar un poco el acuerdo entre ellos con la calificación como elemento de presión. Sin embargo, al depender todo de la firma final de Alemania, esta tenía un valioso instrumento que le otorgaba ventaja sobre los demás. Evidentemente, si he llegado a esta conclusión es, precisamente, porque he visto como mis estudiantes «alemanes» utilizaban eso a su favor. Por tanto, de cara al curso que viene creo que dejaré la nota de Alemania en un tres si no hay acuerdo, mientras que la de los restantes seguirá en el cuatro. Pero bueno, como he señalado antes, la idea es que haya un acuerdo, no que suspendan.
  2. Al no contar con un mapa detallado de Europa, determinadas regiones de la costa del Adriático no se relacionaron con Yugoslavia. Eso llevó a que los Estados Unidos prometieran a Italia esos territorios mientras, sin darse cuenta de la contradicción en la que caían, votaban a favor de un gran estado eslavo en los Balcanes. Entiendo que este problema se podría solucionar fácilmente repartiendo mapas de las zonas más conflictivas.

Aunque espero subir en pocos días el tratado de los alumnos de 4º de ESO A, dejo aquí de momento el acuerdo alcanzado en el otro grupo. Como se puede apreciar en las imágenes, el texto es, con algunas variantes, una copia de los primeros párrafos del verdadero Tratado de Versalles. Solo en la parte de los acuerdos varía notablemente: