Los conflictos entre Estados


Clase pensada para alumnos de 3º de ESO dentro de una experiencia de flipped learning. En este vídeo se abordan los conflictos que pueden producirse entre los países, así como la cuestión del terrorismo global. Esta información se complementa con una serie de vídeos dedicados al Estado, los procesos de descentralización del poder, la estructura del Estado español, y el proceso de formación y las instituciones de la Unión Europea.

 

Anuncios

Detalla las características del nuevo orden europeo surgido de la Paz de Utrecht y el papel de España en él


VIGÉSIMOCTAVO ESTÁNDAR DEL TEMARIO QUE, DE ACUERDO CON LO ESTIPULADO POR LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN DE CASTILLA Y LEÓN, PODRÁ SER OBJETO DE EXAMEN EN LA EBAU, ANTIGUA SELECTIVIDAD.

En 1713 y 1714 se firmaron los tratados de Utrecht y Rasstadt, que pusieron fin a la Guerra de Sucesión y permitieron la instauración de una nueva dinastía en España, los Borbones. Estos acuerdos tuvieron una especial relevancia en la política internacional del siglo XVIII, pues establecieron un nuevo sistema de relaciones entre estados basado en la idea de equilibrio entre las distintas potencias.

Como consecuencia de esos acuerdos, España perdió sus posesiones en Flandes e Italia. El primero de estos territorios pasó a manos austriacas, mientras que las posesiones italianas se repartieron entre las casas de Saboya y Austria. A pesar de estas pérdidas, la delegación borbónica logró, no sin mucho esfuerzo, conservar íntegras las posesiones americanas.

Por su parte, el Reino Unido, con la adquisición de Gibraltar y Menorca, consolidaba su posición privilegiada en el mar gracias a su poderosa flota y al control de enclaves costeros de carácter estratégico. Además, los británicos lograron introducir sus productos en el mercado americano gracias a la concesión del navío de permiso y a su monopolio sobre el tráfico de esclavos de origen africano.

Las restantes potencias europeas, tal como se ha comentado anteriormente, aceptaron la política de equilibrio continental, que tendía a evitar el predominio de una de ellas sobre las demás.

Europa y la política exterior


Robert Schuman nos habla en los siguientes fragmentos de la fortaleza de una Europa unida en su política exterior. Como bien indica, esta no ha de tratarse de la yuxtaposición de los diversos intereses, sino que ha de buscar, mediante la negociación, el bien común. La clave está en ponerse en la piel del vecino y buscar lo mejor para el conjunto; y el ejemplo que cita es el franco-alemán tras la Segunda Guerra Mundial.

Tendremos que aprender a comprender el punto de vista de nuestro asociado, igual que este deberá hacer el mismo esfuerzo con respecto a nosotros.

(…)

Así, la política exterior no será ya una yuxtaposición de antagonismos que se enfrentan, sino la conciliación amistosa y preventiva de divergencias que existen, que se manifiestan y se discuten sin exacerbación.

(…)

Las experiencias que tenemos en las relaciones entre Francia y Alemania bastan para hacernos optimistas y confiados.