Desarrollo del conflicto


1914: la guerra de movimientos.

– Frente occidental: se fueron desarrollando los planes elaborados por los Estados Mayores franceses y alemanes; es decir, el Plan Schlieffen y el Plan XVII. Además, como último acontecimiento relevante de esta guerra de movimientos en la frontera franco-germana, cabe destacar la batalla del Marne.

– Frente oriental: la victoria germana en Tannenberg marcó lo que iba a ser la tónica general de la guerra en el este, el avance alemán y la desorganización rusa.

1915-1916: la guerra de posiciones.

– Frente occidental: se paso, desde el mar del Norte hasta Suiza, a una guerra de trincheras, desarrollándose algunas batallas relevantes como las de Verdún o el Somme. Otros dos hechos importantes fueron la entrada de Italia en la guerra en favor de los aliados, la utilización por primera vez de los gases tóxicos por parte de los alemanes (abril), y la batalla naval de Jutlandia.

– Frente oriental: los alemanes prosiguieron su avance sobre Polonia y Lituania, mientras que los franceses desembarcaron en Grecia. Además, Bulgaria ingresó en la Triple Alianza.

1918-1919: el desenlace de la guerra

1917 fue un año clave para la Gran Guerra y su posterior desenlace por tres hechos: la Revolución rusa, la entrada de los EE.UU. en la guerra , y la reanudación de la guerra submarina.

1918 fue el año del desenlace de la Gran Guerra: el tres de marzo, mediante el Tratado de Brest-Litovsk, la Unión Soviética abandonó el conflicto. El once de noviembre, tras el fracaso de la ofensiva alemana y el desembarco de los ejércitos americanos en Europa, la paz también llegó al frente occidental. Así pues, la derrota de Alemania se gestó desde dos frentes: el de batalla y la retaguardia. En lo relativo al primero, el fracaso se debió, como ya indicamos anteriormente, a la ineficacia de la ofensiva alemana y a la enorme superioridad de sus enemigos tras el desembarco norteamericano en el continente. De esa impotencia germana nos habla E. M. Remarque en Sin novedad en el frente:

“No se habla mucho de ello. Retrocedemos; después de esta gran ofensiva, no podremos volver a atacar; no tenemos gente ni municiones. Pero la campaña continúa… La muerte continúa… Por cada avión alemán, hay como mínimo cinco ingleses o americanos. Por cada soldado alemán hambriento y extenuado en la trinchera, hay cinco hombres vigorosos y fuertes al otro lado. Por cada pan de munición hay cincuenta latas de carne en conserva enfrente. No nos han vencido, ya que, como soldados, somos mejores y más expertos que ellos; simplemente nos han aplastado, machacado con su enorme superioridad numérica…”

De la desesperada situación que E. M. Remarque nos describe en el anterior fragmento eran muy conscientes los mandos militares alemanes. De esta manera, con el fin de buscar una paz honrosa y no demasiado dura en sus condiciones para con Alemania, algunos de ellos propusieron a Guillermo II que pusiera fin a las hostilidades:

“…el mariscal Hindenburg y el general Ludendorff han decidido proponer a S. M. el emperador que intente acabar la lucha, para ahorrar al pueblo alemán y a sus aliados mayores sacrificios (…) cada día que pasa el enemigo se acerca más a sus objetivos y se muestra menos dispuesto a firmar una paz honorable con nosotros. Por lo tanto no hay que perder ni un momento”.

Sin embargo, en el otro frente, la retaguardia, se gestó otro de los factores fundamentales de la derrota alemana, la revolución de noviembre:

(Stefan Haffner, Historia de un alemán) “Entretanto estaba pendiente el final de la guerra. Tanto yo como cualquiera teníamos claro que la revolución equivalía al término de la guerra, y era evidente que se trataba de un desenlace sin victoria final (…) cuando me presenté en la comisaría de mi distrito a la hora habitual ya no había ningún parte de guerra (…) Pude ver lo que todos leían malhumorados y silenciosos. Lo que estaba expuesto era un periódico de edición temprana con el siguiente titular: Firmado el alto al fuego. Debajo figuraban las condiciones, una larga lista”.

Finalmente, la huída de los dirigentes alemanes, tras su fracaso en ambos frentes, supuso el final de la Gran Guerra:

(Stefan Zweig, El mundo de ayer) “…cuando el emperador alemán anunció de repente que a partir de entonces quería gobernar democráticamente, nosotros ya sabíamos lo que iba a pasar (…) y el día en que el emperador Guillermo, que había jurado luchar hasta el último aliento de hombres y caballos, huyó a través de la frontera y Ludendorff, que había sacrificado millones de hombres a su paz por la victoria, escapó a Suecia con sus gafas azules, aquel día fue un gran consuelo para nosotros, porque creímos –y el mundo entero también- que con aquella se había acabado la guerra para siempre…”

Bibliografía:

[1] Historia Universal Contemporánea II; Javier Paredes (Coord.) – Barcelona – Ariel – 2004.

[2] Los siete pecados capitales del Imperio Alemán en la Primera Guerra Mundial; Sebastian Haffner – Barcelona – Destino – 2006.

[3] La Primera Guerra Mundial; Hew Strachan – Barcelona – Crítica – 2004.

[4] La guerra del mundo: los conflictos del siglo XX y el declive de occidente (1904-1953); Niall Ferguson – Barcelona – Debate – 2007.

[5] El mundo de ayer. Memorias de un europeo; Stefan Zweig – Barcelona – El Acantilado – 2002.

[6] Historia de un alemán; Sebastian Haffner – Barcelona – Destino – 2006.

[7] Sin novedad en el frente; Erich Maria Remarque – Barcelona – Edhasa – 2007.