La traición de Fouché


Fragmento de la miniserie «Napoleón» (2002) que recoge la conversación entre el emperador y Fouché tras la derrota de la batalla de Waterloo (1815). La escena ha de situarse en los momentos finales del Imperio de los Cien Días, pues tras ser vencidos en el campo de batalla, a los franceses no les quedaba otra opción que aceptar las exigencias de las potencias coligadas. De todos modos, el que terminó por precipitar la caída de Bonaparte fue el propio Fouché, quien había sido su ministro de la Policía durante el Consulado y el Imperio. Tras Waterloo, este controlaba la Asamblea, a la que va a terminar por poner en contra de Napoleón para asegurarse su porvenir político en la futura monarquía restaurada.

El golpe napoleónico del 18 de Brumario


Fragmento de la miniserie «Napoleón» (2002) en donde se escenifica el 18 de Brumario (1799). Se puede observar como, tras haber planificado el golpe de Estado al detalle, la falta de docilidad de la Asamblea pone en duda su triunfo. La situación llega a tal grado de tensión que, en plena discusión entre bonapartistas y antibonapartistas, intentan apuñalar al propio Napoleón. Finalmente, la presencia del ejército de Murat a las puertas de la Asamblea permite desalojarla y repetir la votación solo con los diputados afines. Mediante ese mecanismo, Napoleón pasa a convertirse en primer cónsul de la República, poniendo fin así al Directorio. Los otros dos cónsules serán Sieyès y Roger Ducos.